El Mundo

Jueves, 14 de junio de 2001

YALTAH MENUHIN : La pianista rebelde de una familia de músicos

La pianista Yaltah Menuhin, fallecida a los 79 años de un ataque al corazón, era la hermana menor del violinista Yehudi Menuhin y de Hepzibah Menuhin, también pianista. Aunque su hermana Hepzibah solía acompañar a Yehudi en sus actuaciones, Yaltah decidió tomar un camino artístico distinto; a veces participaba en el festival de Bath, que Yehudi dirigió durante los años 60, y llegó a grabar un movimiento lento de Mozart con su hermano, pero también siguió su propia carrera en EEUU.
Yaltah, cuyo nombre proviene del famoso lugar de veraneo de Crimea, nació en San Francisco, en el seno de una familia judía de origen ruso. De gira por todo el mundo bajo la tutela de Yehudi y de sus padres, las dos hermanas, al igual que su famoso hermano, nunca asistieron al colegio, pero todas aprendieron idiomas con tutores y adquirieron una cultura sofisticada, así como una gran formación musical. A la edad de 15 años Yaltah ya componía notables versos alejandrinos en francés sobre sus sueños y sus amores. Rudolf Serkin, quien impartió clases de piano a las dos hermanas cuando eran niñas, pensaba que Yaltah era la que tenía más talento para la música.
Sin embargo, su hermana tenía más carácter. Hepzibah logró convencer a sus padres para que les permitieran seguir una carrera musical y, por otro lado, mantenía una relación tan estrecha con Yehudi que hacía que Yaltah se sintiera una mera intermediaria. Cuando Yehudi y Hepzibah decidieron casarse con miembros de una prominente familia de empresarios australiana, Yaltah apenas tenía 16 años. Pese a su edad, obtuvo la autorización de sus padres para contraer matrimonio también con un abogado de San Luis. El matrimonio duró sólo un año y fue una experiencia extremadamente penosa para Yaltah; las recriminaciones de sus padres fueron tan graves que su madre se negó a verla durante sus últimos 30 años de vida.
Yaltah era una pianista sensible y expresiva. En Los Angeles se dedicó un tiempo a las corrientes musicales contemporáneas, a diferencia de su hermana, orientada a la música clásica más establecida. Tras su segundo matrimonio, con Benjamin Rolfe, tuvo más suerte con su tercera pareja, el dotado pianista estadounidense Joel Ryce, con quien se casó en 1960. Después, Ryce se dedicó a la psicoterapia y alcanzó gran prestigio en círculos jungianos.
La historia de los Menuhin alcanzó un punto culminante en 1966, año en que Yehudi dirigió a sus hermanas y a su propio hijo menor, Jeremy, que interpretaron en Londres el concierto para tres pianos de Mozart durante la celebración del 50 cumpleaños del famoso violinista y compositor. Poco después, Yaltah decidió abandonar los escenarios para apoyar a su marido en su nueva carrera profesional. En 1981 Hepzibah murió de un cáncer. Joel falleció en 1998, poco antes que Yehudi.
En su último año de vida Yaltah disfrutó de un tardío renacimiento musical, que incluyó una conmovedora interpretación de Mozart en el Queen Elizabeth Hall, acompañada por un joven violinista de la escuela de Yehudi Menuhin. En su último recital, celebrado sólo una semana antes de su muerte, ofreció un agotador programa de preludios de Chopin y Debussy.
Agraciada con una larga cabellera rubia, Yaltah cultivó un estilo de vestir muy particular, con tenues adornos dorados y cierto aire céltico. Su casa, así como sus cartas, iban a tono con su estilo, y al final de su vida se había dedicado a pintar preciosos iconos sobre planchas de madera.
En su autobiografía, Yehudi dice de su hermana que "llegó a cosechar la bondad y la gratitud que la vida le había negado". Deja a sus dos hijos, fruto de su matrimonio con Benjamin Rolfe.

Jonathan Benthall

Return to Obituaries